Ver búsqueda de navegación

Navegación

Buscar

 
 

· Cómo ganarse el respeto de un perro.

El respeto es una parte fundamental del lazo entre el perro y su dueño. Los perros son animales de manada, algunos desean ser el alfa o animal dominante. Hay algunos perros más dominantes que otros,desarrollar un vínculo de respeto con tu perro lleva tiempo, entrenamiento y constancia.

Ten confianza en tí mismo, no todos estamos hechos para ser líderes, pero deberemos trabajar en ello, lo cual es la clave fundamental para que tu perro te respete. Tu lenguaje corporal al llevar a tu perro debe establecer que tú estás a cargo. Si tu perro te salta, te golpea, te atropella, te arrastra o generalmente hace lo que quiere a pesar de lo que intentes hacer, no eres el miembro dominante en la manada y puede que no estés enviándole un mensaje de confianza o autoridad deseable.

 
 
 
 

Por lo contrario, si bien no mal intencionado, puedes estar reforzándole su mala conducta. Demuestra autoridad, si tu perro no la respeta, no te respeta a tí. No dejes que tu perro salte sobre ti, te tire de la correa y vaya en la dirección que él te obliga, disciplinalo cuando muestre conductas negativas o no deseadas. Generalmente una palabra en tono severo acompañado de un lenguaje corporal amenazante, un toque o tirón rápido y seco deberían ser suficientes para demostrar al perro que su conducta es inaceptable. Eso si, sin olvidarnos de que cuando el perro pase a la conducta deseada felicitarle con un "buen chico" una pequeña caricia, golosinas, etc... en definitiva, un refuerzo positivo.

 

Demuestra consistencia, los perros evalúan a los otros continuamente de varias formas, y si tú eres el miembro dominante de la relación espera a que te evalue a ti también. Especialmente, un humano que tiene problemas en hacer que su perro lo respete, la respuesta a la evaluación del perro es que no podrán salirse con la suya, no dejes que el perro viole tu espacio, corrígelo cada vez que se porte mal.

 

Haz que el perro te escuche, los perros alfa hacen que los perros menos dominantes de la manada obedezcan y respeten tanto vocalizando como a través del contacto físico, una mordedura o un empujón ocasional utilizando su lenguaje corporal.
Como un alfa humano, necesitas asegurarte de que el perro haga lo que tú le digas, si quieres que el perro vaya hacia un lugar debes mantenerte firme hasta que lo haga y luego recompensarlo, no dejes que se salga con la suya, haciendo parcialmente lo que tú le ordenas o ignorándote.


Yo recomiendo, ganar una autoridad antes de enseñarles nada, comenzar con trabajos en un recinto cerrado, sin distracciones, y trabajando en establecer el dominio sobre tu perro indicándole hacia donde dirigirlo eficazmente. El que un miembro de la manada siga a otro convierte a este último en alfa, ganando con ello, la dominancia, autoridad y respeto natural.

 

· Advertencias.


Si tienes dificultad para establecer una relación respetuosa con tu perro, debes ponerte en manos de un profesional, para ayudarte a descubrir las áreas del problema, y desarrollar un plan personalizado para lograr que tu perro deje de dominarte.
Unas conductas específicas requieren ser manejadas en una manera en particular y un profesional con experiencia podrá proveerte con asistencia personalizada.